Tecnología de Identificación por Radiofrecuencia (RFID).

4 febrero, 2019

RFID es un acrónimo para “radio-frequency identification” ó en español: “identificación por radiofrecuencia”. La tecnología RFID presenta una enorme gama de funciones y aplicaciones. Desde el nivel militar, hasta el uso comercial dentro de los establecimientos.

Esta es una tecnología que presenta un nivel de comunicación a través de un canal inalámbrico que consta de 3 componentes: una etiqueta RFID o etiqueta inteligente, un lector RFID y una antena. Se podría relacionar con un código de barras, solo que en lugar de poseer unas marcas de tintas para su identificación, se utilizan ondas de radio.

Básicamente, es una etiqueta, chip o tag que se coloca en el objeto que se quiere identificar, que genera una señal de radiofrecuencia para ser recibida por un lector RFID.

Historia del RFID

La identificación por radiofrecuencia o RFID data de los inicios de los años 20, donde fue desarrollada por el MIT. Desde ese momento, empezó a presentar diferentes aplicaciones, entre esas las utilizadas a nivel militar dentro de la Segunda Guerra Mundial. Fue utilizada por las fuerzas aéreas de Inglaterra para poder identificar sus aviones dentro del fuego amigo. Se implementó colocando un tag en las aeronaves amigas. De esta manera, las ya mencionadas naves, generaban una señal de respuesta para así ser distinguidas instantáneamente de las naves enemigas que se aproximaban a su base.

Posteriormente, con los avances de la tecnología, mayor investigación y mejores conocimientos, la tecnología RFID se impulso y desarrollo para los años 70.  Si te gustaría saber un poco más de la historia y el desarrollo de la identificación por radiofrecuencia, puedes conseguirla en esta dirección.

Funcionamiento del RFID

El funcionamiento de esta tecnología es bastante sencillo. Inicialmente un receptor envía una señal constante dentro de un radio de alcance único. Al momento de una etiqueta entrar en contacto con dicha señal, este remite información que posteriormente el lector interpretará según la programación que posea para así darle el uso y el sentido que se desee.

Basándose en las especificaciones que la etiqueta presenta, se podrá editar o grabar información en ella. Esto presenta una enorme ventaja dentro del área de logística, ya que permite tener un control especial de stock y de la localización de envíos.

Como se mencionó anteriormente, la tecnología de identificación de radiofrecuencia posee 3 componentes: una etiqueta RFID o etiqueta inteligente, un lector RFID y una antena. Cada uno cumple una función de vital importancia para el funcionamiento óptimo de todo este sistema.  Si deseas profundizar un poco más sobre el funcionamiento de cada uno de estos elementos, puedes conseguirla en esta dirección.

Tipos de sistemas y tags del RFID

Dentro del mercado de RFID existen diferentes tipos de sistemas que dependen de la banda de frecuencia con la que operen. Estos tipos de frecuencia se conocen como:

  • Baja Frecuencia: Se conoce como LF (low frequency). Cubre frecuencias de 30Khz a 300 Khz. Brinda un rango de lectura reducido de unos 10 cm con una velocidad de lectura reducida. La LF no es considerada para aplicaciones de uso global debido a la considerable diferencia de potencias y frecuencias con las que se trabaja alrededor del mundo. Presenta una considerable resistencia para las interferencias externas.
  • Alta Frecuencia: Se conoce como HF (high frequency). Cubre frecuencias de 3Mhz a 30Mhz. La gran mayoría de sistemas RFID HF trabajan con 13,56 Mhz, presentando rangos de lectura entre 10 cm y 1 m. Los sistemas de HF se afectan de manera moderada por las interferencias externas.
  • Ultra-alta Frecuencia: Se conoce como UHF (ultra-high frequency). Cubre frecuencias de 300Mhz a 3 Ghz. Los sistemas UHF ofrecen una cobertura de hasta 12 m, presentando un nivel más alto de transmisión de datos y una sensibilidad mayor a las interferencias. Los sistemas de UHF son mucho más económicos de fabricar que los de LF y HF.

Ahora, dependiendo del tipo de alimentación que reciba el tag RFID, podrán catalogarse de la siguiente manera:

  • Tags Pasivos: Estos no poseen ningún tipo de alimentación.  Reciben una señal que induce corriente eléctrica mínima para así hacer funcionar el circuito que se encuentra dentro del tag para así crear y enviar una respuesta. Suelen utilizarse para distancias cortas y al no poseer un sistema de alimentación propio, suelen ser bastante pequeños.
  • Tags Activos: Estos si poseen una fuente de alimentación propia que utilizan para darle energía a sus circuitos internos y difundir su señal. Al poseer su propia fuente de energía, son capaces de enviar señales mucho más potentes que los tags pasivos. Funcionan para distancias mayores, generando respuestas claras a partir de señales débiles.
  • Tags Semipasivos: Junto con los tags activos, los semipasivos también poseen una fuente de alimentación propia, solo que en este caso se utiliza únicamente para alimentar el microchip interno y no para emitir una señal. Estos tags poseen un nivel de respuesta mucho más alto, por lo que presentan mayor ratio de lectura. La batería integrada permite que el circuito integrado dentro de la etiqueta este constantemente alimentado, eliminando así, la necesidad de plantear una antena para recoger potencia de una señal que sea recibida.

Aplicaciones del RFID

La tecnología de identificación por radiofrecuencia presenta una enorme gama de aplicaciones.  El usuario puede identificar todo lo que este a su alcance, siempre y cuando posea los 3 componentes ya mencionados. En algunos casos, este sistema RFID podría combinarse con un sistema de movilidad para así brindar una mayor cantidad de ventajas adicionales. Dentro de ese ejemplo, cabe mencionar:

  • Control de inventario en almacenes: Las etiquetas pueden ser adheridas a cualquier tipo de elemento u objeto que se quiera monitorear al momento de entrar o salir del almacén. El sistema RFID permite que sea registrado automáticamente dentro de un sistema de control.
  • Control de elementos cercanos: Mediante la utilización de tarjetas identificativas e incorporando una etiqueta RFID, se podría saber con exactitud quien asistió a una determinada charla o zona que se tenga registrada.
  • Autenticación de documentos: Gracias a los sistemas de RFID, se podría obtener la veracidad de un documento de vital importancia, tales como certificados, permisos u otros documentos legales. Esto a través de la incorporación de un pequeño chip en dicho documento.
  • Cuidados médicos: Dependiendo de la condición que el paciente posea, podrá o no salir de la zona que se encuentre dentro de su recinto médico. Las etiquetas RFID podría funcionar como un método de alarma al momento de salir de un área determinada a través de una muñequera identificada.
  • Pagos sin contacto: Al todas las tarjetas bancarias tener un chip de radiofrecuencia en ellas, podría incorporarse un sistema de pago donde únicamente sea necesario acercar la cartera al lector o terminal de pago para realizar la comprar, sin la necesidad de un proceso más tedioso.

Dependiendo del tipo de sistema que posea la identificación por radiofrecuencia, sea LF, HF O UHF, podrían utilizarse para determinadas situaciones. Las aplicaciones para RFID comunes de LF son el control de animales a través de un chip o un sistema de control de acceso. Para los sistemas HF, típicamente se utilizan para el ticketing, pagos y aplicaciones de transferencia de datos. Los sistemas de UHF  pueden utilizarse desde inventarios  para tiendas, hasta la identificación de medicamentos para protegerlos de robo alguno.

Aplicación del RFID para ropa y moda

Actualmente, la industria de moda y el mundo de la ropa han empezado a utilizar la tecnología de RFID para estar a la vanguardia de la tecnología. Utilizan esta tecnología para evitar las falsificaciones de sus prendas, organizar eventos, reponer productos dentro de sus tiendas, controlar los inventarios y hasta mejorar las compras dentro de su tienda.

Marcas como Ralph Lauren, Burberry y Rebecca Minkoff, han creado maneras innovadoras para que un cliente viva una nueva experiencia dentro de sus tiendas de ropa. La marca Zara de igual manera ha implementado la utilización de las etiquetas RFID en la gran mayoría de sus tiendas. Una de las grandes compañías de distribución de ropa a nivel mundial, Inditex, ha sido de las empresas que más le han sacado provecho a la utilización de esta tecnología dentro de sus sucursales a nivel mundial. Tienen la capacidad de ubicar una prenda de ropa en cualquier lugar dentro del almacén y realizar un control de inventario extremadamente corto.

En la industria de moda se ha utilizado para eventos como la Fashion Week  de Milán y New York. Estos eventos entregan una invitación con un código QR que tiene como fin ser escaneado para permitir la entrada al evento y el control de asistencia. Todo ese proceso puede ser realizado a través de un teléfono inteligente ó una tablet. Si deseas indagar un poco más en la utilización de la tecnología RFID en la industria de la moda, puedes hacerlo en esta dirección.

Conclusión

Como se mencionó, la tecnología RFID puede brindar una infinidad de aplicaciones, dependiendo del uso que se le quiera dar. A futuro, estos sistemas podrían llegar a sustituir totalmente los códigos de barra al tener un mayor alcance y mayor rapidez de lectura.

De igual manera, se estima que podría servir para la señalización inteligente de calles, carreteras y avenidas utilizando beacons especializados para indicarle al conductor o al mismo automóvil el límite de velocidad.

La tecnología RFID se ve como algo nuevo, pero en realidad es una de las tecnologías inalámbricas que más tiempo lleva en uso. Podrían llegar a cambiar todo el mercado de compra y venta de productos, bienes y servicios a nivel mundial si es utilizada e implementada de la manera correcta.